A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 243

¿Cómo encaja la gente los celos? - Publicar poemas en internet - Canal de Poemas

Es curioso observar cómo encajan las personas los celos. Basta con rascar un poquito en los propios para comprobar que saltan los de los demás. Y que los usan como arma arrojadiza. No sabe la gente vivir sin celos. La pregunta que se hace es: ¿quién ha sido?. Los celos son la manera más absurda de enfrentarse al otro. Es absurda por lo destructivos que son. Lejos de ser un acto valiente son justo lo contrario. Esconden cobardía e ignorancia disimulados, mal o bien, con orgullo. Entonces la persona que los padece y a la que se le descubre con ellos una vez desenmascarada de su orgullo, se ve desnuda e indefensa. Se siente atacada y sin armas. Su unica arma es echar la culpa a otro, al motivo de sus celos. Algunos piensan que no se puede hacer nada. Eso es ignorancia. Piensan que necesitan los celos para justificar su existencia. Con los celos, piensan, hay quien muere y quien vive. Y piensan que por eso hay que luchar. Y que la vida es eso: lucha. Unos mueren por los celos y otros triunfan con los celos. De este modo, en las cabezas celosas hay una víctima (que es el otro) y un verdugo (que es el otro, también). Entonces el celoso elije ser uno u otro, según le convenga. Y la lucha que se establece es con él mismo, no con el otro. Es una lucha en la que nunca vence, si no es a los celos. Una lucha en la que no hay ganador ni vencido. Una lucha que destruye a quien la "vive". Al final, la vida del celoso es lucha. No es vida. En el celoso la auténtica victoria sería vencer los celos. Los celos siempre ganan, salvo si no se tienen. Y si no se tienen la vida deja de ser una lucha. Y necesitan luchar. Soportan la lucha, pero creen que no soportarían la vida. Porque en realidad (y esto es algo que el celoso quizá no sepa) la lucha que tienen los celosos es contra los celos, que son imposibles de vencer cuando ni siquiera se sabe que se tienen ni lo que son. Y este es el caso del celoso ignorante, que además de celoso ignora que lo es y vive aparentemente feliz. Vive en una lucha continua contra sí mismo. Y en esa lucha continua cree que necesita sentir que vence o sentir que es vencido. Cualquiera de las dos cosas le satisface: lo primero, por el éxito de la victoria; lo segundo por la humildad de la aceptación. Lo que no soporta es estar en lucha. Y es, por tanto, que esas sensaciones de victoria o derrota son una falacia, ya que la "batalla" es la que enfrenta a la victoria contra la derrota. ¿Qué tipo de batalla es esa?: una batalla sin fin o una falsa batalla. Lo que ignora el celoso, como he dicho antes, es que contra lo que realmente lucha es contra los celos: contra los suyos, que son los únicos que podría vencer. Una vez vencidos ya no le afectan los celos de los demás.

La vida de las personas que viven teniendo los celos como eje es una vida mezquina, llena de apariencias y disimulos. Es una vida cobarde. Una vida marcada por ese sentimiento de lucha continua. Una lucha, si puede llamarse así, en la que solamente se puede perder. Sin embargo, necesitan sentirse ganadores de vez en cuando. Y con esa sensación de victoria justifican que merece la pena la "lucha". Y así andan, justificándose. A medias escondiéndose. Y lo que realmente esconden con esa batalla es cobardía e ignorancia. Por lógica, emprender una batalla, con esos ingredientes disimulados es una derrota firmada.

Ahora toca dar ejemplo, me dicen. Yo tengo el conocimiento. El conocimiento me lleva a la práctica. Y repito: la verdadera batalla es contra los celos propios, no contra el otro. No nos engañemos, que es muy fácil caer en la trampa. Tener identificados los celos es ya un paso decisivo para vencerlos. Y la victoria tiene que ser definitiva. Porque es una victoria de la vida. Y cuando la vida vence es definitivamente. La batalla es verdadera cuando se establece contra los celos propios, con su particularidad y con sus elementos comunes a los celos, en general. Una vez vencidos ya no hay más batallas que librar. Lo que sigue entonces es vida.

Cuando he dicho que los celos tienen una parte particular y otra general es por que es así. Harás un favor al mundo entero, además de a ti mismo (que serás el principal beneficiario) si vences tus celos.

Muchas gracias.

Autor: carlosot

Enviado por: carlosot  el  19-11-2016
Categoria: Celos      Tipo publicación: Carta
Comentarios:   0
Agregar a tus favoritos
  (0 Votos)
644 veces.

Se el primero en comentar este poema.

Formulario de comentarios
 *
 *
 *

Todos los campos con * son requeridos. (Tu email no será publicado).

Los comentarios serán previamente revisados antes de ser publicados.

Poetas registrados recientemente