Sentado. Sintiendo.
¿Qué ha pasado?, me preguntas.
Y lo siento. Lo pienso.
Lo inspiro...
para expresarlo.

Me he visto otra vez con el Ojo abierto.
Sintiendo lo que he visto.
Eso que sólo ve el Ojo...
yo lo he sentido.

La falla ha fallado. Ha querido hacerme decir lo que es privado,
para que los ciegos gobiernen. Pero no ha vencido. Y lo universal ha permanecido en su sitio:
el ojo que nunca se cierra
y todo lo ve... en todo momento. Sin embargo.

Los primos, los familiares, los tíos.
Dicen. Hablan sobre el séptimo.
Del tontorrón. Del escondido.
Del despierto. Del dormido.
Da igual. La culpa es de alguien, al final.

Sobre la razón me atrevo a situar
mis sentimientos. Cuando la razón
no es mía.

Allá, cuando escribía poemas.
Orgulloso, quizá. Con cobardía, quizá.
Hoy sin orgullo. Hoy con atrevimiento.
A nadie. Ni siquiera a nadie.
...O a quien quiera, por suerte.
O desgracia. Para quien lo dude.

Nadie quiere saber.
Alquien no quiere saber.
No sólo yo. Sólo yo y nadie además.
Por si acaso no existiera yo,
como a veces creo. Más de las que quisiera. Ahí está nadie, por si acaso.

Más allá de la satisfacción que me da
escribir este poema. Lo escribo más allá.
No hay María que lo reciba.
En sueños... quizá.
Pero no será como en el 92.
Nadie respondió apenas.
Sólo lo hizo el Universo. Y yo esperaba ...
lo particular. Y no fue.
Ahí quedó (no sé dónde, por cierto)
lo particular. Y aquí queda hoy ...
algo más abierto.

Ni Elena tampoco estaba en lo particular.
Me dijo... serás mejor que los poetas conocidos. Y eso fue Universal.
Lo Universal en lo particular. Difícil.
Sin embargo, yo estaba en lo particular.
En la familia de origen. Hoy despegándome de ello.
Yendo más a lo Universal.

Quiero el arte en la vida.
En la política. En la policía.
Me llamarán borracho, aunque
detesto casi el alcohol. Y sólo bebo agua
y Coca-Cola.

Por que... ¿qué es lo crudo
sino el salto abrupto de lo particular a lo Universal, de lo Universal a lo particular?.
Los dos conviven. Lo uno con lo otro.
Lo crudo está si sólo vemos uno de ellos.

Y aquí me pondré las gafas si no lo entiendo. No es que me falle la vista.
Es que no lo entiendo.

Autor: Carlos

Enviado por: carlosot  el  28-09-2016
Categoria: Recuerdos      Tipo publicación: Pensamiento
Comentarios:   1
Agregar a tus favoritos
  (0 Votos)
444 veces.
  • Comentarios (1)
  1. Felicitaciones, bellos versos.

Formulario de comentarios
 *
 *
 *

Todos los campos con * son requeridos. (Tu email no será publicado).

Los comentarios serán previamente revisados antes de ser publicados.

Poetas registrados recientemente