Me observa la luna, está detrás de mí
Veo mi sombra sobre la arena
Las olas armonizan el lugar
Unas cuantas estrellas logran verse
Entre las nubes nocturnas de este Jueves,
Algunos duermen y se ajenan de la noche
Ignoran el llamado del mar
Otros dibujan el amor sobre la arena
Entre las huellas que otros han dejado

Las luces se van apagando
Y ansío estar a solas con el mar
Contarle mis secretos, mis amores
Escuchar su voz cuando grita entre las rocas
Recibir las caricias que ofrece el viento
Sentir la humedad que dejó la marea alta
Y recordar que alguien duerme sin mí a su lado.

Llegó el Viernes nuevo día
Santo para algunos para mí un día más
Escribo mientras Arjona ocupa mis oídos
Sabina y Rodríguez quieren cantar y no han podido,
Crucé la pierna y recordé a mi Padre
Pensé en mi Madre para no sentirla abandonada
Mientras una pareja baila a la orilla del mar
¡Como disfruto este lugar!

Veo a mí alrededor y la Luna sigue allí
No existe el sueño
No pretendo curar mi insomnio
Adoro las noches de desvelo
Aunque el amanecer sea cruel conmigo,
Mi columna se reciente
Pero la belleza de este cielo desvanece el dolor
La blanca espuma de las aguas me entretiene
Y recuerdo una canción

Mi vestimenta es negra
En contraste con una hermosa blanca luna
En este verso llegó a mi mente una hija que no es mía
Y este sofá de arena se vuelve cada vez más cómodo,
No pretendo dormir, quiero besar el amanecer
Con acordes de guitarra que no conozco
Hacer una canción con estos versos
Aunque no reciba por ello un aplauso
Y guardar por siempre en mi memoria
Que fui noctámbulo
Con la arena, el mar y la blanca Luna.

Autor: Aarón Rizo

Enviado por: aaron-rizo  el  07-04-2013
Categoria: Largos      Tipo publicación: Poema
Comentarios:   0
Agregar a tus favoritos
  (0 Votos)
1212 veces.

Se el primero en comentar este poema.

Formulario de comentarios
 *
 *
 *

Todos los campos con * son requeridos. (Tu email no será publicado).

Los comentarios serán previamente revisados antes de ser publicados.

Poetas registrados recientemente