Mal Agüero ( o la Diosa Diéresis )

Paco Agüero, natural de Camagüey,
fue atacado a degüello
por unos pedigüeños
hasta dejarle exangüe.
Algunos quizás atestigüen
pero sin saber qué argüirían
- arguyó -. Dejémonos
de ambigüedades,
miremos la desvergüenza a la cara.

Entrando en una güisquería
trabó conversación
con un pibón nicaragüense.
Pasearon. Y cuando atravesaban
un bosque repleto de zarigüeyas,
la lengüilarga lo besó.

“ Fragüemos nuestra amistad ”
-le espetó lengüeteándole
el cuello, “ apacigüemos
nuestro ardor
en el desagüe natural
de mi existencia ”.
Bajo la falda deslicé
mi mano inocente topando
con un par de güitos …
Frío como un pingüino,
me santigüé, -contaría luego,
y excusándome
le pedí perdón
bajo un nido de cigüeñas
( no confundir con un cigüeñal ).

De vuelta a casa, Paco Agüero
consultó la güija. V – E – N – D - E
Los pingües resultados que obtuvo en bolsa
no podían ser más halagüeños
“ … y a fin de que no mengüen
mis beneficios ”, empezó a tramar...
y cayó dormido, en su nidito de Argüelles, soñando
con paraísos fiscales.

Autor: HECTOR RAMIREZ

Enviado por: hector-ramirez  el  12-10-2017
Categoria: Otro      Tipo publicación: Versos
Comentarios:   0
Agregar a tus favoritos
  (0 Votos)
41 veces.

Se el primero en comentar este poema.

Formulario de comentarios
 *
 *
 *

Todos los campos con * son requeridos. (Tu email no será publicado).

Los comentarios serán previamente revisados antes de ser publicados.

Poetas registrados recientemente