Rosa roja llena de espinas;
suave, hermosa, sedosa.
Quién ama tu belleza
cuida tus afiladas púas
para que nadie dañe
la frescura de tus pétalos.
Tus espinas fuertes como garras
vigilan celosas tu tersura
y sólo permiten que el rocío
viole tu virginidad escondida
que recuperas presurosa
cuando el sol ardiente evapora
a quién ha pretendido por un momento
poseer tus encantos y delicias, rosa...

Autor: Flaminio Arriagada Jiménez

Enviado por: flaminio-arriagada-j  el  25-04-2015
Categoria: Amor      Tipo publicación: Poema
Comentarios:   0
Agregar a tus favoritos
  (1 Votos)
761 veces.

Se el primero en comentar este poema.

Formulario de comentarios
 *
 *
 *

Todos los campos con * son requeridos. (Tu email no será publicado).

Los comentarios serán previamente revisados antes de ser publicados.

Poetas registrados recientemente